El sol y la luna, dos lámparas en la misma expansión.

“Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.
E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.
Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.”
– Génesis 1
Amigos, analicemos estas palabras:
14 y 15 “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.”
(Según el diccionario, lumbreras son: “Aberturas u objetos en un techo para que entre la luz en una habitación.”
Con absoluta claridad observamos que la luna no refleja la luz del sol, sino que ella, al igual que el sol, es también una lumbrera y tiene luz en sí misma.
Moisés, el escritor de este libro, sigue diciendo: “En la expansión de los cielos”, (En tres ocasiones menciona que ambas lumbreras las puso Dios “en” o “dentro de” la expansión”). Eso significa que en una misma expansión Dios creó dos lumbreras, dos luces, para separar el día de la noche. Lógicamente no puso el sol a 150 millones de Km. en el espacio, y la luna a 385 mil Km. porque eso no significa “en la misma expansión” de los cielos.
16 “E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.”
(En la misma extensión, no solo tenemos el sol y la luna, sino que también creó las estrellas. Aunque habla de “la mayor y la menor, las dos luces son grandes, es decir, las dos lumbreras son iguales y quizás sean del mismo tamaño. La única diferencia entre ellas es su función, la potencia de su luz, y el tipo de luz que proyectan. En ese sentido, una es la mayor y la otra es la menor.
¿Sabías que en la noche, donde la luz de la luna brilla, la temperatura es mucho más baja que las partes donde no alcanza su luz? Tu Puedes hacer la prueba en la misma fachada de tu propia casa.
La luz blanca, tenue y fría que proyecta la luna fue creada para alumbrar la noche, mientras las criaturas vivas duermen. La luz potente del sol nos provee de la claridad, el calor y los rayos solares que hacen posible la vida en la tierra.)
17-19 “Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.”
Ambas lumbreras son el producto de un diseño inteligente y maravilloso, son obra de un Creador extraordinario, el mismo que diseñó cada órgano de tu cuerpo y su perfecto funcionamiento. Está escrito: Su Nombre es Jesucristo.
Sin embargo, la ciencia moderna nos cuenta cuentos e historias engañosas para apartarnos de la verdad, lo cual es lo mismo que separarnos de Dios.
En realidad, la ciencia evolutiva no es más que otra de las muchas religiones que existen en este mundo, tratando de ocultar la verdad, y la Verdad es una Persona.
Jesús dijo. “Yo Soy la Verdad”
¿Lo conoces?

José Torres Arjona

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario