¿Por qué es tan importante conocer que la tierra es plana?

Todos sabemos que el libro del Génesis es el fundamento y la base por todos lo que creemos que la Biblia contiene la Palabra de Dios escrita e inspirada por el Espíritu Santo. Si el libro del Génesis fuera erróneo o falso, significaría que toda la Escritura estaría errada.
La tierra, como un globo girando sobre su eje a 1600 km. por hora, y orbitando alrededor del sol a 30 Km. por segundo, es algo totalmente ajeno a la Creación de Dios. De hecho, el sol fue creado cuando la luz y la vida estaban ya en existencia. También leemos con cristalina claridad que el sol, la luna, y las estrellas fueron las “luminarias” o lámparas creadas con su luz propia, y colocadas dentro del firmamento que rodea la tierra, justo por encima de nuestros cielos atmosféricos y no en el “espacio” exterior como la falsa ciencia predica.
La Escritura nos deja muy claro que la tierra está cubierta, cerrada, y encapsulada por una bóveda celeste de cristal, zafiro fundido y sólido, que prácticamente la convierte en un “terrario”. Así pues, es evidente que vivimos en un plano dentro de esa cúpula y tenemos el sol y la luna muy cerca de nosotros alumbrando nuestros días y nuestras noches como un reloj de 24 horas. También tenemos en su interior las estrellas, siendo “Polaris” el centro del universo. Por todo lo cual, el sol no se “pone”, sino que se aleja; y no “sale”, sino que se acerca, porque todo es cuestión de perspectiva y alcance visual.
Si la Escritura es cierta, debemos saber que la tierra es el centro de todas las cosas creadas por Dios y que no existe nada fuera de nuestro firmamento. La tierra es plana, permanece estática y está cubierta por el firmamento. Esto significa que no existe el “espacio exterior infinito”, que somos todo lo que existe y no hay ninguna duda de que Dios es el Gran Creador de la vida y de todas las cosas que nos rodean. Conocer esta realidad hace literalmente imposible negar la existencia del Creador.
Reconociendo que vivimos en la tierra plana, estática y cubierta por el firmamento, automáticamente queda al descubierto el gran engaño universal de la gran explosión cósmica llamada el “Big-Bang” que según la teoría de la falsamente llamada “ciencia” dio origen a la existencia de planetas, estrellas, galaxias, y soles tipo “bola” o “globo”. También desenmascara la mentira satánica de la evolución inventada por Darwin, según la cual, nuestros antepasados eran monos. Por supuesto, destruye toda la falsa propaganda de los “extraterrestres” y su supuesta misión de visitar la tierra como los creadores y salvadores de la raza humana. Toda esta parafernalia sutil y engañosa queda al descubierto con la realidad y autenticidad que la Biblia nos muestra.
Si la tesis de la tierra plana es cierta, nos demuestra sin sombra de dudas que jamás podemos volver a confiar en la información que nos llega de agencias como la NASA, el gobierno, o los grandes medios de información masivos. Y las palabras de Jesús cobran vida cuando nos dijo: “El mundo entero está bajo el maligno.” Eso significa también que, como cristianos y discípulos de Cristo, debemos seguir poniendo toda nuestra fe y confianza en Él y en Su Palabra para conocer la verdad, la realidad del nuestra existencia, y del mundo en el cual vivimos.
Dejaremos de movernos y ser manipulados por cualquier viento de doctrina o propaganda de los medios de información masiva, para centrar nuestra vida y nuestras prioridades enteramente en ser lo que Dios quiere que seamos, según el eterno propósito para el que nos creó y nos llamó como Su Iglesia, Su Cuerpo, Su Hogar en la tierra, y Su esposa.
Si el modelo “helio-céntrico” es falso, y efectivamente, como dice la Biblia, no vivimos en un globo, se hace evidente una vez más que la Sagrada Escritura contiene la verdad y debemos conocerla y creerla de forma literal cuando nos describe con claridad que la tierra no se mueve, tiene pilares, fundamentos, bordes que contienen las aguas de los mares, cuatro esquinas, y todo ello encerrado en una bóveda celeste en cuyo interior se encuentran las dos lumbreras o lámparas mayores, el sol y la luna, así como las estrellas.
Tenemos más de cien pasajes bíblicos que exponen esta realidad del maravilloso mundo plano que Dios creó.
Que no te engañe la religión de los hombres, la falsamente llamada “ciencia”, ni el “iglesianismo” institucional y jerárquico.
Escudriña la Escritura.

– Rob Skiba

Parte de su conferencia en Ámsterdam: “La Tierra Plana en la Biblia”
Enero del 2017
(Traducido y editado por José Torres Arjona)
En salvoporgracia.com, la Persona de Jesucristo es Suficiente e Inagotable.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario