El Teatro Mundial

El mundo entero es el escenario de un gran teatro.
Todos los seres humanos son los actores desechables de bajo nivel que no saben, ni quieren saber, que son esclavos de otra raza y de otro linaje que habita entre ellos.
Actores muertos en sus propios pecados, viviendo encarcelados en su propia maldad. Una cárcel sin barrotes con apariencia de democracia y con destino a la destrucción eterna.
Pero Jesucristo vino para transformar nuestra vida y cambiar nuestro destino.
Él es el Único que Puede y Quiere hacerlo. ¿Lo conoces?
Conocerlo es amarlo, y amarlo es la vida eterna.

José Torres Arjona

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario