Nuestra fe no está fundada en un libro, sino en una Persona

“Hubo un error en el que la Iglesia primitiva nunca estuvo en peligro de caer.
En esos primeros días los hombres nunca vieron a Jesús como un personaje en un libro…
Nunca pensaron en Él como alguien que fue sino en alguien que es. No pensaron en Jesús como alguien con enseñanzas que debían ser discutidas, debatidas o argumentadas; ellos pensaron en Él como alguien cuya presencia podía disfrutarse y con quien se podía experimentar una constante comunión.
Su fe no estaba fundada en un LIBRO; su fe estaba fundada en una PERSONA.”
~ William Barclay

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario